Masonería y Meteorología

Masonería y Meteorología

Pasaban las 19,30 del miércoles día 20 de julio cuando en la sala de la biblioteca de la calle San Jerónimo de San Sebastián comenzó la conferencia “Masonería y Meteorología, una relación secreta al descubierto” dirigida por la meteoróloga y directora del Observatorio Meteorológico del Monte Igeldo, Margarita Marín y organizada por la Resp. Logia Altuna Nº. 52.

Tras las breves palabras de saludo y agradecimiento por parte del Sr. Iñaki Zuloaga, presidente de la Asociación Altuna Berri, Margarita Marín desplegó un amplísimo mapa del pasado de la meteorología en España.

Proyectó desde una visión histórica en al que fue combinando sutilmente aspectos de la ciencia meteorológica con los hechos y personajes relevantes vinculados a la meteorología y al contexto político y social en que se producían.

Los finales del siglo XIX y el primer tercio del XX hasta la involución franquista, fueron tiempos en los que acontecieron los episodios más singulares del desarrollo de una ciencia que innovaba en la vanguardia del conocimiento y en el uso de la tecnología.

Muchos fueron los nombres propios citados por la ponente, desde la Compañía de Jesús, la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, Ginés de los Rios, Augusto Arcimís, la Institución Libre de Enseñanza, los catalanes hermanos Fontseré, Landín o Felisa Martín Bravo, todos vinculados a hechos, fechas y lugares que dibujaron cual preciso mapa del tiempo, la evolución histórica de un gran frente de conocimiento científico que se desencadenó especialmente en el periodo de los inicios de siglo XX y la contienda civil española, y en el que la meteorología y los meteorólogos, fueron una punta de lanza.

En el centro de todos ellos, ilustra la figura de Mariano Doporto, a quien presenta como uno de los personajes de mayor talla científica, profesional y humana, que brilla con luz propia en el escenario de la ciencia de la época y al que le correspondió vivir en un contexto plagado de turbulencias de orden político y social que hacen más admirable su contribución tanto científica como ética.

Manifestó que si en España hubo en el mundo de las letras una Generación del 27, en la ciencia, y en particular en la meteorología, también hubo otra “G 27” en la que Doporto tiene un capítulo propio muy ilustre.

Mariano Doporto fallecido en 1.964, fue amnistiado y rehabilitado en el Servicio Público de manera póstuma en 1977, pero olvidado, y la ciencia debe recordar a estas personas.

“No basta con amnistiar, hay que recuperar sus memorias”. Estas fueron las palabras con las que Margarita Martín cerro la hora y media de conferencia que nos regaló a quienes tuvimos el privilegio de escuchar su discurso. Gracias de todo corazón.

A continuación publicamos dos fotografías de instantes de la Conferencia ofrecida por Margarita Martín, así como un enlace a la entrevista realizada el mismo día por el programa Gipuzkoa en la Onda (Onda Cero). Remarcar que a raíz de esta conferencia el Diario Vasco publicó posteriormente, en el mes de Agosto, un magnífico reportaje dedicado por entero a la figura de Mariano Doporto. Puede leerlo en este enlace.

Margarita Martín

Margarita Martín durante la Conferencia sobre “Masonería y Meteorología” ofrecida en Donostia el pasado 20 de julio de 2016.

Conferencia Masonería y Meteorología

Un momento de la Conferencia sobre Masonería y Meteorología en la sala de la Calle San Jerónimo.

3 comentarios:

  1. Un acto precioso y necesario de reivindicación y rescate del olvido de una gran figura de la metereología vasca, española y europea injustamente olvidada.

  2. Muchas gracias por la información y por el enlace de la entrevista. Para los que no pudimos asistir a la conferencia nos da la oportunidad de disfrutar, aunque sea de manera breve, de la estupenda charla de Margarita Martín.
    Enhorabuena a todos.

  3. Manuel Esteban

    Fue una charla realmente ilustrativa. No pensaba que ese tema pudiera dar tanto de sí. Interesantísimo. Gracias por su organización y por el enlace de la entrevista, que no puede oír en su día.

Deja un comentario