Preguntas

GADU Masónico

¿Qué es exactamente la masonería?

Para responder a esta pregunta vamos a citar textualmente el Artículo Nº. 1 de nuestra Obediencia, la Gran Logia Simbólica Española, que afirma lo siguiente:

La Francmasonería, institución esencialmente filantrópica, filosófica y progresiva, tiene por objeto la búsqueda de la verdad, el estudio de la ética y la practica de la solidaridad; trabaja por el mejoramiento material y moral de la humanidad. Tiene como principio la tolerancia mutua, el respecto a los demás y a uno mismo, y la absoluta libertad de conciencia. Considerando que las condiciones metafísicas y religiosas son del dominio exclusivo de la apreciación de cada individuo rechaza cualquier afirmación dogmática. Tiene por divisa: Libertad, Igualdad, Fraternidad.

 

¿Qué podemos esperar del método masónico?

Es bastante habitual que algunas personas esperen del método masónico respuestas absolutas a inquietudes existenciales, espirituales o incluso religiosas. Este tipo de actitudes son completamente erróneas, porque el método masónico simplemente propicia una especie de preparación personal para que cada uno encuentre sus propias respuestas. Quien, en el silencio, ha aprendido, primero, a descubrir el esqueleto interno que soporta las realidades naturales; ha podido, después, reconocer este soporte en dichas realidades y, finalmente, ha aprendido a sintetizar el conjunto y darle un sentido, se encontrará posiblemente en condiciones de acercarse a un conocimiento más amplio y profundo de la realidad.

 

¿Qué es el lenguaje simbólico?

El lenguaje que utiliza la masonería universal es el simbólico. De hecho, a veces se define a la masonería como: “un sistema peculiar de moral, bajo el velo de las alegorías y enseñado por símbolos”. Así pues, el lenguaje simbólico supone el abandono intencionado de escenarios incontestables, de verdades absolutas, para dar juego a la interpretación sugerente y creativa de los símbolos por parte de cada observador.

 

Pero… ¿qué es un símbolo?

Un símbolo es una imagen que evoca ciertas ideas sobre algo. En nuestro caso, los símbolos que más utilizamos son los que están relacionados con las herramientas de los antiguos constructores medievales: la escuadra, el compás, el nivel, el mazo, el cincel, la regla, la plomada… También empleamos otros símbolos más universales como el del sol, la luna, la luz, los puntos cardinales, el amplio mundo de la geometría… Todos esos símbolos dicen mucho más de lo que sugiere su sola forma o su función. Y todos ellos pueden servir de herramientas para la averiguación de realidades físicas o espirituales.

 

¿Por qué se realizan ciertos rituales?

Un ritual es una ceremonia, como lo es la apertura de los Juegos Olímpicos, la entrega de diplomas de una universidad, la jura de la bandera o una misa. Nuestros rituales tienen tanta solera como muchos de ellos y expresan tradiciones que recuerdan un pasado que nos es entrañable. Los rituales masónicos, que carecen de dioses, dogmas o sacerdotes, proceden de la decantación histórica del trabajo humano, del pensamiento y de la razón. En nuestros ritos, todo el mundo sabe por qué hace lo que hace, de dónde procede y qué significa. Los rituales conservan en su interior el método masónico, la iniciación, un proceso de autoesclarecimiento o aprendizaje interior. Estos rituales han sido elaborados a lo largo de siglos y guardan una específica “ecología” emocional y simbólica; son un sutil y hermoso equilibrio de gestos y palabras que no puede ser alterado arbitrariamente.

 

¿Son ateos los masones?

La Masonería liberal es absolutamente laica, por lo que cada masón tiene completa libertad de conciencia en este sentido. Si bien la Biblia preside la mayoría de los Templos Masónicos (entre otros elementos simbólicos), su sentido apunta más a la Sabiduría y a la Tradición, que a la religión, a la que respeta y acepta en todas sus formas, tanto cristianas como orientales. Sin embargo no las adopta como propias. Nuestra invocación al Gran Arquitecto del Universo las abarca a todas ellas. La interpretación de este símbolo siempre es personal, como corresponde a los librepensadores. En este sentido, los agnósticos y los ateos tienen la misma dignidad entre nosotros que los creyentes.

 

¿Es la masonería algo esotérico?

Esotérico es cualquier conocimiento reservado exclusivamente a los Iniciados. Así por ejemplo, esotérico es el ajedrez para quien no sabe cómo se mueven sus piezas; es decir, para aquel que no se ha iniciado en sus secretos. Esotérico es también un mapa para quien no se ha adentrado en los conocimientos de la geografía. Esotérica y misteriosa es una ecuación para quien no sabe de matemáticas. La Masonería es, por tanto, esotérica, pero solo en ese sentido y no en otros.

 

¿Es una Sociedad Secreta?

En absoluto. Es una sociedad discreta. Las innumerables persecuciones que ha sufrido a lo largo de la historia la obligan a conservar esa tradición. Incluso hoy, cuando está legalmente reconocida en nuestro país, la pertenencia a la Masonería puede poner en peligro el empleo o el prestigio de quien declare públicamente su condición de masón. A ningún masón, sin embargo, se le prohíbe decir que lo es. Lo que no le está permitido es decir que otros son masones, si éstos no le han autorizado a hacerlo. En tanto que Institución, a cualquiera le resultará más que curioso que una “sociedad secreta” figure en el listín telefónico, publique comunicados oficiales, organice conferencias públicas, conceda reportajes a la prensa o facilite toda la bibliografía que cualquier persona requiera.

 

¿Se interesan los masones por temas sociales?

Los masones se interesan por todo aquello que tiene que ver con el progreso material y moral del ser humano, en todas sus facetas. Hace siglos que la masonería liberal hizo suyos los principios de libertad, igualdad y fraternidad, que intenta promover en todas sus formas, poniendo el bienestar del ser humano en el centro de todas sus reflexiones. Por ello, la masonería se interesa por ciertos temas éticos (que en muchos casos poseen necesarios tintes sociales) sobre los que desea reflexionar, pero no de una forma partidista, sino con el ánimo de profundizar en la esencia humana y virtuosa que permite construir tanto al ser humano en sí mismo, como también espacios de concordia, empatía y solidaridad.

 

Una mujer… ¿puede pertenecer a la masonería?

Por supuesto que sí. En el seno de la Masonería liberal que nosotros practicamos es esencial la aportación de la mujer como Maestra de su propia arquitectura interior, con los mismos derechos y obligaciones que el hombre. Es bien conocido el papel crucial que la mujer jugó en las antiguas sociedades iniciáticas, así como la no tan infrecuente pertenencia de mujeres a los antiguos gremios de constructores. La Masonería liberal admite desde finales del siglo XIX miembros femeninos de pleno derecho. Todas las logias de nuestra Obediencia, la Gran Logia simbólica Española, son por tanto mixtas.

 

Entrevista

El Diario Vasco publicó el 16 de junio de 2018 una interesante entrevista a Xavier Molina, actual Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica Española, en la que de una forma clara y amena explica qué significa ser masón en nuestros días. Puede leerla en este enlace.

No se admiten más comentarios