Unas palabras al Oriente Eterno

Escultura Masónica en San SebastiánNuestra Logia inauguró en el mes de Junio, en el Jardín de la Memoria, una escultura obra del consagrado escultor madrileño Jose Manuel Utande, dedicada a la memoria de todos los masones represaliados durante la dictadura franquista, con el título de “Memoria de una Luz”.

El 24 de noviembre, hace apenas unos días, todos los miembros de la Logia Altuna Nº. 52 nos hemos congregado a su alrededor para tener unos momentos de recuerdo hacia los Hermanos y Hermanas de nuestra Logia que ya no están entre nosotros, a los que nuestro corazón sigue añorando con lágrimas, pero también con agradecimiento y cariño. A todos ellos les quisimos hacer un pequeño homenaje en este lugar dedicado a la memoria y al recuerdo, y año tras año lo seguiremos haciendo, porque ellos siguen formando parte de nuestra Cadena de Unión. A ellos les dedicamos unas palabras que, nacidas del corazón, estaban destinas a llegar al Oriente Eterno, donde ahora moran. Nos ha parecido oportuno compartir algunas de ellas en este Blog, como una continuación de esos momentos íntimos, consagrados a mantener viva su memoria.

Hermanos ausentes de Altuna

El sol no iluminó el Oriente
el día en que nos dejasteis para siempre.
Os fuisteis un día cualquiera en la mañana,
ligeros de equipaje como el poeta,
sin ruido ni alaracas,
tan sólo la honra de lo hecho
acompañó silenciosa vuestra partida.

Nos dejasteis vuestra ausencia desnuda
en pálidos silencios reflejada,
cuando unidos en nuestra cadena
echábamos en falta vuestras manos,
conscientes sin consuelo del camino
que por recorrer aún nos quedaba.

Hermanos ausentes de Altuna,
sabed que os recordamos con una sonrisa de alegría,
os añoramos con lágrimas de pesar,
os honramos con sentimiento de esperanza.

Y ante esta escultura
que simboliza nuestro recuerdo
hacia todos los que ya no estáis,
queremos deciros que aún sentimos cada día
el aire delicado de vuestra sonrisa,
el sonido familiar de vuestras voces,
el latir sereno de vuestros corazones,
y que os recordaremos
hasta que nos reunamos en el Oriente Eterno.

Deja un comentario